SOMOS GREEN

 

La historia de Green es la historia de 40 años de dedicación al ocio nocturno de calidad. Somos una referencia de la auténtica noche madrileña para varias generaciones y seguimos trabajando cada día –y cada noche– para estar a la altura de la confianza de nuestros clientes.

 

En mayo de 1981, en la calle Juan Bravo nº3, abría sus puertas la primera discoteca Green, fruto del esfuerzo y de la vocación de servicio de nuestro fundador, Florentino Ramiro. O mejor dicho, “Floro”, que es como lo sigue llamando con cariño todo aquel que lo conoce.

 

Floro, apasionado de la hostelería desde su juventud, ya imprimió en aquel local el ambiente y los valores que hoy mantenemos: el trabajo bien hecho, el trato familiar y la atención y el cuidado excelente de nuestro público. Y, sin duda, la mejor recompensa es la fidelidad de quien escoge Green. Por eso no necesitamos –ni empleamos– relaciones públicas profesionales. Nuestros clientes son nuestros mejores embajadores.

 

“Sois mi segunda casa” o “mis padres se conocieron aquí” son algunas de las frases que escuchamos habitualmente. Y esa es la relación de confianza duradera que nos distingue, también con nuestros equipo, que es la base imprescindible para un buen servicio. Nuestra trayectoria ha sido posible gracias al compromiso de todos los trabajadores que han pasado por Green. Muchos de ellos le han dedicado toda su vida a este proyecto.

En 2009 nos trasladamos a nuestra ubicación actual, en Paseo de la Castellana 40 Bis, a un nuevo local con una imagen renovada pero con la misma esencia. Desde entonces hemos incluido nuevos servicios, como los desayunos, la comida casera para el mediodía y las cenas.

 

En 2012 Floro se jubiló después de toda una vida entregada al sector. Fue entonces cuando su hija Cristina le dio el relevo en la gestión de Green tomando su trabajo como ejemplo. Porque lo llevamos en la sangre.

 

Y hasta el día de hoy. Las puertas de Green siguen abiertas, al menos hasta que Sinatra comience a cantar New York, New York para anunciar que es hora de despedirnos hasta la próxima noche.

 

Especialmente en estos tiempos seguimos esforzándonos para garantizar el bienestar, la diversión y la tranquilidad de nuestros clientes, por los que nos podemos sentir más afortunados. Gracias.